Mini Me

Mini Me
Mini me

Mamá Fashion

Mamá Fashion
Mamá Fashion

Embarazo Chic

Embarazo Chic
Embarazo

¿Hubiera sido mejor la parejita?


¡Ojalá sea varón! ¡Ojalá les toque la parejita! ¡Tiene que ser hombrecito! Esto y mucho más me decían cuando estaba embarazada por segunda vez; siempre sonreía y decía: Ojalá y sea niña. Las personas me miraban con cara de espanto, pero yo no lo decía por mi, quería una compañera para mi hija, <-- lean ese post; yo nunca tuve una hermana y por más que con mi hermano me divertí y mucho (peleé mucho más, obviamente, ¡jaja!), siempre sentí la falta de una mejor amiga en casa, una cómplice. 

Cuando nació mi segunda bebe, los comentarios incrementaron ¡Qué pena no tuvieron la pareja! ¡Ay, pero que chancletero! ¡Bueno, el tercero ya saldrá hombre! ¡Otra niña!¿? La verdad me daba risa, yo estaba muy feliz por Beverly, sabia que Dios la había bendecido, al traerle una hermanita. 

¿Qué hubiera sido mejor?

¡Quién podría responder eso! Yo se que los hermanos se quieren mucho y se protegen, además de experimentar desde chiquitos ambos mundos (barbies y carros). Hasta yo misma quería que mi primer hijo sea niño, se los conté en el post "No queria que sea niña", sin embargo, siempre he observado y admirado la relación entre hermanas (mis primas, mis amigas); el amor que se tienen las hermanas es increíble. Sí, se pelearán, si, se odiarán algunas veces, probablemente hasta el novio se quiten jaja, pero lo que estoy segura, es que se amarán por siempre, se apoyaran la una a la otra, se consolaran y lucharan juntas, y cuando sean madres, sus hijos no solo tendrán una tía, tendrán una segunda madre.


Síguenos en Facebook --> (fb.com/beverlyic
y Snapchat, con el usuario --> beverlyp.com 



-Miren la hermosa relación que comienzan a tener mis hijas-
Una foto casera, cotidiana, de aquellos momentos que guardaré por siempre en mi corazón <3 


La relación que va creciendo entre ellas es mágica, hay ternura y amor en sus miradas, en sus sonrisas de complicidad. Mi bebita mira con ojos de adoración a su hermana, la sigue a todas partes y le habla con balbuceos, pero sobre todo le festeja a carcajadas cada locura, hasta cuando la hermana le pega se ríe. Me derrito al verlas, me emociono al verlas pero sobre todo renuevo mis energías cada vez que las veo jugar, porque veo que todo valió la pena. 


¡Dios las bendiga a ellas, a ustedes y a sus hijitos! 


¿Alguna quisiera compartir su experiencia? 




SIGUEME EN 


Gracias por leernos


GuardarGuardar